Lugares que no nos podemos perder en Mallorca

Lugares que no nos podemos perder en Mallorca

La isla de Mallorca es una gran desconocida, pues lo cierto es que mucha gente la asocia al turismo de playa y fiesta (los ingleses han tenido mucho que ver con esto) a pesar de que tiene un patrimonio arquitectónico, cultural y natural impresionante.

En este artículo vamos a ver algunos de estos lugares, esos que no nos podemos perder al visitar la isla. Ulteriormente, te vamos a recomendar la mejor manera de moverte por la isla a un precio muy económico.

Catedral de Palma

Uno piensa que en una isla no puede haber una catedral grande, por las dificultades para construir, llevar material, eccetera, pero cuando vemos la Catedral de Palma de Mallorca por primera vez, nos quedamos con la boca abierta, impresionados.

Se trata de una joya del gótico mediterráneo, que se puede visitar en horas de culto de forma libre, aunque lo mejor es contratar un guía, ya que la visita se disfruta más. Dentro no te puedes perder La Puerta del Mirador y tampoco su Museo Gótico.

Lo cierto es que sus dimensiones impresionan, se hacían así para que las personas se diesen cuenta de lo pequeñas que eran frente a Dios, y además tiene un entorno espectacular con palmeras, lo cual es casi imposible de ver en la Península.

Para llegar a la Catedral lo mejor es ir andando por el centro de Mallorca, pero puedes llegar en autobús, ya que hay varias líneas que tienen allí su parada.

Castell de Bellver

Sin salir de la capital de la isla, aunque a las afueras de la misma, podemos visitar otra joya del gótico mediterráneo, como es el Castell de Bellver, un castillo que data nada más y nada menos que del siglo XIV y que fue mandado construir por Jaume II.

Es un castillo distinto al que estamos acostumbrados a ver en la Península, ya que éste es de planta circular. Infatti, su pario central es un círculo rodeado de unas majestuosas torres, todas ellas muy bien conservadas, al igual que el resto del castillo.

Está abierto desde la mañana hasta la tarde de manera interrumpida y si tenemos la suerte de subir a sus almenas tendremos una vista de la isla de esas que no se olvidan, pues es uno de los lugares desde donde mejor se contempla Mallorca.

Ulteriormente, y como pasa con la catedral, el ayuntamiento de Palma de Mallorca ha ajardinado el entorno, por lo que el castillo está en un lugar inmejorable.

Podemos llegar a él en autobús urbano (habrá que caminar alrededor de 20-30 minutos desde todas las paradas), en coche y el autobús turístico 50, que nos deja en la misma puerta del castillo.

 

El pueblo de Pollença

Dejamos la capital para adentrarnos en los pueblos de Mallorca, pueblos en los que está el verdadero encanto, más si es tan antiguo como Pollença, un pueblo de origen romano.

Aquí se puede disfrutar de la tranquilidad de los pueblos de la isla y también de la arquitectura gótica, una manera de construir que podemos ver en la Capilla Gótica de Roser Vell.

La cultura está muy presente en la isla, tanto por sus orígenes como por todos los pintores que han vivido en ella. Desde el principio del siglo pasado, decenas de pintores han estado viviendo en la isla, lo que la ha convertido en uno de los centros culturales de la isla.

Così, si lo que buscas es hacer una visita cultural, este pueblo es uno de los lugares que no puedes perderte, pues pasear por sus calles es una auténtica delicia, más si pensamos en que por esas mismas calles han pasado romanos, fenicios, griegos, cartagineses y en los últimos años algunos de los mejores pintores de todo el mundo.

Para llegar a Pollença lo mejor es que alquiles un coche.

Ulteriormente, como no tiene oficinas, en muchos casos no tienes que dejar el coche en una de ellas, sino que puedes aparcarlo en cualquier calle de la isla cuando termines, lo que hace el alquiler mucho más cómodo (y además es mucho más económico)

El pueblo de Sóller

Si Pollença es un pueblo ideal para hacer turismo cultural, Sóller es un pueblo ideal para hacer lo que ahora se llama “turismo activo”. Toda la isla de Mallorca tiene una naturaleza privilegiada, pero la de este pueblo lo es aún más.

De este modo, se ha convertido en el centro de partida de excursiones de montaña y también de deportes acuáticos, pues tiene uno de los mejores puertos deportivos, en una de esas combinaciones, la de playa y montaña, que sólo Mallorca puede ofrecernos.

Si no eres muy deportista también puedes visitar Sóller, ya que tiene algo que le gusta a todo el mundo: la buena gastronomía. Al tener el puerto no falta el buen pescado, que la gente de la zona prepara de manera excepcional, después de siglos haciéndolo.

Para llegar a Sóller lo mejor es ir en coche. Tan sólo hay media hora desde el aeropuerto, en el que puedes alquilar un coche en alguna de las compañías que tienen sus oficinas allí. De todas maneras, si quieres gastar menos a la hora de alquilar tu coche, recuerda la empresa que te he mencionado antes.

Las playas

El artículo no estaría completo sin mencionar las playas de Mallorca, playas que se encuentran entre las mejores de España, bañadas por las aguas cálidas y tranquilas del Mediterráneo.

En la isla hay muchos km de playa, pues tiene más de 1.000 km de litoral, pero lo cierto es que muchas de ellas están muy masificadas por el turismo, especialmente durante los meses de julio y agosto.

Por eso, para disfrutar de las mejores playas lo mejor es usar un coche de alquiler y recorrer la isla. Está llena de calas un tanto aisladas, para llegar muchas de ellas hay que caminar un rato, pero la recompensa al esfuerzo es grande.

Ad es, uno de los lugares de los que os hablo es Cala Murta, una pequeña cala que está en Pollença, y a la que se accede tras una media hora de senderismo por un entorno natural increíble.

Si el dinero no es problema os podéis ahorrar la caminata, alquilando un barco para que os lleve a la cala y os recoja al finalizar el día.

Contrassegnati con