La mejor ruta de ‘pubs’ para descubrir Dublín y sus alrededores 🍻

La mejor ruta de ‘pubs’ para descubrir Dublín y sus alrededores 🍻


Dublín, e Irlanda, no se entenderían sin sus pubs. Por eso, no hay mejor manera de conocer la capital irlandesa que recorriendo esos cálidos lugares en los que no solo se bebe, sino que se cuentan leyendas e historias antiguas, se toca música celta, se reúnen familias y amigos, se comen sabrosos estofados, se ríe, se baila y se ama. Vida en estado puro al calor de barras, mesas y grifos.

El tiempo en Dublín es inclemente, sobre todo, no inverno. Quizás, por eso, los irlandeses, eternamente risueños y amantes del humor ácido, decidieron plagar sus ciudades y pueblos de acogedores lugares en los que siempre brillara la luz, y la música y las risas prevalecieran sobre el ulular del viento y el martilleo constante de la lluvia sobre las fachadas de las casas.

O pubs forman parte de la cultura irlandesa, y en Dublín los encontrarás de todos los tipos y colores. En Skyscanner, te recomendamos una ruta muy heterogénea para que puedas conocer Dublín a golpe de pinta:

1. ‘Café En Seine’, lujo francés en el centro de Dublín

Puedes comenzar tu ruta en este céntrico pub emplazado en Dawson St. Cuando cruces las puertas azul verdoso del ‘Café en Seine’, no sabrás si estás en Dublín o en alguna lujosa, e inmensa, cafetería de París. Ante ti se extenderán tres pisos en los que encontrarás todo tipo de ornamentos. Grandes espejos, macetones, antiguos muebles… Todo con un aire rococó que contrasta con la modernidad presente en la barra de su bar principal.

Es un lugar precioso en el que
bien puedes tomarte un café
acompañado de una sabrosa tarta, probar uno de sus múltiples cócteles, o comer
unas gambas especiadas. Máis, también es famoso entre
los clubs nocturnos dublineses.

A un par de minutos caminando del ‘Café en Seine’, se halla uno de los parques más emblemáticos de Dublín – St. Stephen’s Green – y la calle comercial por excelencia, Grafton St.

2. ‘The Temple Bar’, o pub entre los pubs

En el centro de la ciudad se halla la zona de bares más conocida de Dublín: Temple Bar. Aquí, en dos o tres calles se cuentan los bares por decenas y los visitantes, cada día, por miles. En Temple Bar encontrarás ambiente cualquier día, siendo los fines de semana cuando el caos – en el buen sentido de la palabra – se apodera de todo.

‘The Temple Bar’ es un pub en el que se sirvió la primera pinta en 1840. Hoy en día es el bar más conocido de Dublín y ofrece música en directo todos los días de la semana. Al cruzar las puertas de su icónica fachada roja, encontrarás una sana amalgama de turistas y locales, cantando, bebiendo, riendo y, simplemente, disfrutando de la vida.

Junto a Temple Bar, las aguas del
río Liffey dividen la ciudad en dos. Podrás bajar un poco las pintas mientras
paseas por ambas riberas de un río que tiene muchas historias que contar.

3. ‘The Church’, el órgano de Guinness

Los irlandeses han sido, históricamente, profundos católicos y grandes bebedores. Quizás por eso se les ocurrió la gran idea de convertir una antigua iglesia en un moderno pub y discoteca.

‘The Church’ se
encuentra en el lado norte del río Liffey, a menos de 5 minutos caminando de
uno de los símbolos de la independencia irlandesa, la Oficina General de Correos. Máis, se asoma a una de las calles
comerciales más importantes de Dublín: Henry St.

El interior de ‘The Church’ es moderno y bello, habiendo logrado integrar un bar en la vieja estructura del templo. En lo que sería la cripta, hoy existe una discoteca que se llena cada viernes y sábado hasta pasadas las 2 son.

Máis, posee una terraza ideal
para comer algo o tomarte una pinta cuando el sol decide ser generoso con
Dublín.

4. ‘John Kavanagh’, o pub familiar por excelencia

Establecido en 1833, ‘John Kavanagh’ reclama el honor de ser el pub familiar más antiguo de Dublín. De feito, los actuales dueños son la sexta generación que dirige el negocio.

Aunque el exterior es menos glamuroso
que algunos de los pubs de Dublín
mencionados anteriormente, la barra del Kavanagh
posee una historia densa y un apodo peculiar para acompañarlo. Y es que es
común que llamen a este pub con el
sobrenombre de «The Gravediggers«, debido a una historia relacionada con
el contiguo cementerio de Glasnevin.

Hace muchos años, o
sepultureros de Glasnevin daban golpes en la pared del fondo del pub para pedir una pinta. Luego serían
servidos a través de las rejas que unen el pub
y el cementerio, de ahí el nombre.

Otro de sus reclamos – y de gran importancia – es que este pub sirve una de las pintas de Guinness más baratas de Dublín.

5. ‘Whelan’s’, la mejor escena musical de Dublín

Si estás buscando un pub en Dublín en el que escuchar buenas bandas en directo o reírte con los mejores cómicos, el ‘Whelan’s’ es tu ganador.

Cada día de la semana encontrarás nuevos cantautores que prueban suerte, bandas conocidas, cómicos irlandeses e ingleses… Y todo ello acompañado de buenas pintas, a precios más que razonables, de decenas de tipos de cervezas. Y quién sabe si no serás uno de los primeros en descubrir al próximo fenómeno musical de la nueva década. No en vano, aquí tocó Ed Sheeran cuando apenas era conocido, al igual que la banda inglesa de los Arctic Monkeys.

‘Whelan’s’ se halla a menos de 10
minutos caminando de la catedral de San Patricio,
uno de los monumentos más importantes de Dublín.

6. ‘Abbey Tavern’, Howth, historia hecha pub

En el norteño puerto de Howth, las focas acuden cada día a buscar el pescado que les lanzan tanto pescadores como turistas. Dicen que aquí puedes hincarle el diente al mejor fish & chips de todo Dublín, además de realizar estupendas caminatas por los senderos que conducen al faro de Howth. Naturaleza y estupendas vistas aguardan a los más activos.

Para recompensar tal esfuerzo no
hay nada mejor que tomarse un estofado de Guinness en el pub ‘Abbey Tavern’.

‘Abbey Tavern’ ocupa una sección de la antigua Abadía de Santa María, que fue fundada en 1042 por el vikingo Sigtrygg II Silkbeard Olafsson , rey de Dublín, y quien también fundó la Catedral de Christchurch. Partes del edificio de ‘Abbey Tavern’ se remontan al siglo XVI, cuando fue construido como una ampliación de la sala capitular original para servir como seminario a los monjes.

Hoy en día, ‘Abbey Tavern’ está regentado por la cuarta generación de una familia que ha sabido mantener la calidad del servicio, comida y bebida, pero que, sobre todo, ha convertido al lugar en un referente de la música irlandesa tradicional. Por aquí han pasado artistas de la talla de The Dubliners, The Chieftans y Christy Moore (uno de los cantautores irlandeses de mayor renombre), y han sido aplaudidos por celebridades de la altura del Príncipe de Mónaco, Ted Kennedy, Katherine Hepburn, John Wayne, Kate Beckinsdale, Neil Diamond, Garth Brooks o Pierce Brosnan. ¿Te quieres poner a su altura? Pues tómate una pinta de Guinness al calor de la chimenea y junto a los muros de piedra de ‘Abbey Tavern’.

7. ‘The Forty-Foot’, Dun Laoghaire, un pub polo mar

‘The Forty-Foot’ es un clásico del bonito y relajado barrio dublinés de Dun Laoghaire. Su localización es excepcional, justo frente al mar y en altura, pudiendo elegir entre admirar las grisáceas aguas del mar de Irlanda o las casas del barrio.

Cerca de aquí se encuentran las
rocas del dique desde donde gente de todas las edades saltan a las frías aguas del mar cada
Nochevieja, en una tradición que ha dejado
más de una pulmonía por el camino.

La recompensa a tal valentía es degustar los buenos mariscos y pescados del ‘The Forty-Foot’, acompañado de pintas de cerveza o vinos australianos, y de buena gente.

8. ‘Johnnie Fox’s’, viaje a la Irlanda del siglo XIX

Es complicado encontrar – no solo en Dublín, sino en toda Irlanda – un pub que represente tan fielmente lo que eran las granjas irlandesas del siglo XIX, como lo hace ‘Johnnie Fox’s’.

Establecido en 1798, cuando cruzas las puertas de la bonita fachada del ‘Johnnie Fox’s’ parece que has viajado en el tiempo a esa Irlanda rural de la que aún quedan ciertas huellas en la actualidad. Las paredes del pub se encuentran casi totalmente cubiertas de aperos de labranza, antiguos objetos que se encontraban en las casas irlandesas de la época, adornos, fotos, cuadros… En definitiva, un auténtico museo viviente.

La sensación de haber penetrado en el corazón ancestral de Irlanda se acentúa aun más cuando salen al escenario los grupos de danza irlandesa y los músicos que realizan una actuación cada noche de la semana.

Máis, aquí podrás probar
sabrosos pescados y carnes irlandesas, acompañados de cervezas locales y
digeridas con un Baileys.

La localización del ‘Johnnie Fox’s’, en lo alto de una colina con bellas vistas al valle de Dublín y perfumada por un aire limpio y fresco, es la guinda del pastel para uno de los mejores pubs de Irlanda.

9. ‘The Cobblestone’, un pub para beber con un problema musical

Así se anuncia en su web el pub ‘The Cobblestone’: "A drinking pub with a music problem". Toda una declaración de intenciones para este bar situado en el vibrante barrio de Smithfield. Situado en la parte norte, Smithfield es uno de los barrios más antiguos de Dublín, habiendo sufrido una transformación durante los últimos años, pasando a ser una zona de gran vida cultural y habitantes bohemios.

En ‘The Cobblestone’, la familia Mulligan ha estado tocando música irlandesa durante cinco generaciones.

Algunos de los mejores músicos del
país dan auténticos conciertos de música tradicional irlandesa en el bar los
siete días de la semana. Músicos y cantantes
transmiten canciones, melodías y habilidades que mantienen viva la tradición. También presenta conciertos, sesiones,
clases y charlas musicales e históricas.

Un lugar inmejorable
para conocer la ancestral tradición irlandesa.

10. ‘Mrs. Robinson’, Greystones, la calidez de un sueño

En la costera población de
Greystones, a casi una hora en tren al sur del centro de Dublín, hay un pub que destaca por su personalidad.

‘Mrs. Robinson’ es la realización de un sueño por parte de una mujer que simplemente quería crear un bar acogedor en el que sus amigos pudieran beber y charlar junto al mar, sintiéndose como en casa. Y es que así es como te sientes, en casa, cuando entras en ‘Mrs. Robinson’.

Cómodos sillones – dispuestos
como lo estarían en los salones de una casa de campo irlandesa -, mesas,
chimeneas y todo decorado por los objetos que la dueña ha ido coleccionando de
aquí y allá durante el paso de los años. El resultado es uno de los pubs irlandeses más acogedores y con
mayor personalidad.

El paseo hasta
Greystones, desde la vecina localidad de Bray, en sí, ya merece la pena. Esta parte costera del condado
de Wicklow ofrece dramáticos acantilados,
extensas playas desiertas y coloreadas colinas a todo aquel que quiera sentirse libre y agradecido a la
exuberante naturaleza irlandesa.

Bray y Gresytones © David Escribano

Seguro que leyendo este artículo
te han entrado ganas de disfrutar de una buena pinta de cerveza, y qué mejor
idea que hacerlo mientras lees estos otros artículos:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteis e aluguer de coches.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de galletas, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
​​​​