10 ciudades imprescindibles de la Ruta de la Seda - ViajesBlog

10 ciudades imprescindibles de la Ruta de la Seda

10 ciudades imprescindibles de la Ruta de la Seda


Una de las rutas más míticas de la historia, que atraviesa países y regiones para unir Oriente y Occidente. La Ruta de la Seda vio florecer algunas de las ciudades más hermosas del planeta.

Aunque no es una ruta fija como tal, la mítica Ruta de la Seda es el camino que unía Oriente con Occidente durante la Edad Media. Por ella transitaban las mercancías, noticias e influencias que iban y venían. Marco Polo la atravesó hasta llegar a Mongolia para conocer a un nieto de Genghis Kan. Argi eta garbi, es uno de los viajes más misteriosos que podemos imaginar y en su recorrido hay algunas ciudades que nos transportan a otras épocas y culturas. Por su valor cultural, la Ruta de la Seda está declarada en su conjunto Patrimonio de la Humanidad.

La ciudad española fue parte de la Ruta de la Seda y una prueba de ello es su preciosa Lonja de la Seda, donde antes se comerciaba con este preciado material que llegaba de Asia. In barrio de Velluter llegaron a estar registrados más de 5.000 talleres donde se trabajaba con la seda, halaber, se crearon edificios como el Colegio del Arte Mayor de la Seda edo Palacio de los Tamarit. La influencia de la seda en Valencia también se sigue notando en los trajes tradicionales como los de las falleras, cuyos tejidos llevan seda.

Créditos fotografía: Julia del Olmo

Vuela a Valencia

Además de ser la ciudad de los canales, Venecia fue el punto de partida para uno de los viajeros más famosos de la Ruta de la Seda, Marco Polo, quien inicia aquí un viaje que le llevará a recorrer Asia y conocer, besteak beste,, a Kublai Khan, nieto de Genghis Kan. Y es que durante la Edad Media el comercio de la ciudad italiana con Oriente fue de lo más importante. No dudes en asomarte desde el Puente de Rialto al Gran Canal e imaginar la partida del veneciano.

Créditos fotografía: Julia del Olmo

Vuela a Venecia

La puerta a Oriente, du antigua Constantinopla, es una ciudad dividida que se mueve entre dos mundos. A un lado del Bósforo es Europa y al otro es Asía. Aquí se juntaban influencias y noticias que llegaban de medio mundo y aún hoy es una ciudad que mantiene ese carácter internacional, donde gente llegada de todas partes se reúne a tomar un té en el Puente Galata o en el barrio de Beyoglu, el más vibrante de la ciudad, donde se pueden ver edificios de estilo europeo con carteles en turco.

Créditos fotografía: Julia del Olmo

Vuela a Estambul

La ciudad iraní fue la capital de uno de los imperios más importantes de la región y hoy en día aún se puede disfrutar de la increíble belleza de los trabajos de entonces. Su plaza principal Naqsh-e Jahan es la segunda más grande del mundo y en ella se encuentran la impresionante Mezquita del Sha, du Palacio Ali Qapu y la Mezquita Lotfollah. En el bazar que rodea la plaza se pueden apreciar los trabajos artesanales que siguen manteniendo la esencia de la mítica ruta. Argi eta garbi, las alfombras persas, muchas hechas en seda, son el mejor ejemplo de esta tradición.

Créditos fotografía: Julia del Olmo

Vuela a Irán

5. Yazd, Irán

En medio de dos desiertos se encuentra Yazd. La ciudad, sacada de un cuento de las mil y una noches, conserva un casco histórico moldeado en adobe. Es famosa por sus torres del viento, que servían para llevar el frescor a las casas, siendo un primitivo aire acondicionado natural. Gehiago, también es conocida porque aquí aún se practica la religión de Zaratustra, la primera religión monoteísta del mundo, y es posible visitar el Templo Atash Behram du Templo del Fuego Victorioso.

Créditos fotografía: Julia del Olmo

Otra parada obligatoria en nuestro viaje es Merv. En medio de Turkmenistán se levanta esta ciudad que daba cobijo a los mercaderes en el duro trabajo de atravesar el desierto de Karakum. La ciudad oasis fue fundada por Alejandro Magno y mantuvo su importancia hasta el siglo XIII, cuando fue conquistada por el hijo de Gengis Khan. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Créditos fotografía: John Pavelka / Flickr (CC BY 2.0)

Vuela a Turkmenistán

La ciudad que vio nacer a Avicena, gran pensador del siglo X, es una de las más bonitas de toda Uzbekistán. Su centro histórico está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y es que su belleza y valor históricos se hacen presentes en cada calle y callejón que te lleva de una mezquita a una madrasa o a intuir una cúpula azulada entre los edificios de ladrillos de adobe. Podrás visitar el minarete de Kalon, el más alto del país, o la Mezquita de Miri Arab con sus 288 cúpulas. Sus mercados están llenos de artesanías y souvenirs de los tiempos de la Unión Soviética.

Créditos fotografía: Julia del Olmo

Vuela a Uzbekistán

8. Samarkanda, Uzbekistán

En Samarkanda se respira la Ruta de la Seda y es, Behin betiko, una de sus ciudades más míticas e importantes. La famosa Plaza del Registán es un ejemplo de arquitectura único, con sus tres madrazas, escuelas coránicas, cubiertas de azulejos y grandes cúpulas en azul, siendo la imagen más famosa. La ciudad también es muy importante para los uzbekos pues aquí se encuentra el Mausoleo de Tamerlan, el gran conquistador de Asia Central, donde reposan sus restos y cuya sala es una de los ejemplos más bonitos de arte timurida.

Créditos fotografía: Julia del Olmo

En esta ciudad-oasis, que supone la entrada en China, tenía lugar uno de los mercados más importantes de la Ruta de la Seda. Aún hoy, los domingos, encontramos un mercado donde se mantienen las tradiciones ancestrales y el viajero tiene la sensación de estar viajando también a través del tiempo. Desde aquí las caravanas podían dirigirse hacia Mongolia o hacia Pakistán e India.

Vuela a China

10. Xi’an, Txinan

Aunque más famosas por sus guerreros de terracota, Xi’an es el final, o el principio, de esta ruta que une Oriente y Occidente. En la antigua capital de China se unía la cultura propia a las influencias que llegaban tanto de Europa como de Oriente Medio. Prueba de ello es el popular mercado musulmán de la ciudad, donde se puede comer cordero con aroma a comino, algo que se aleja del estándar de la cocina china.

El texto íntegro del artículo y las fotografías indicadas son propiedad de Julia del Olmo. Puedes seguirle la pista en su blog, Facebook e Instagram.

Artikulu honetan gozatzen denean,, te interesa:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos, hotelak eta autoak alokatzeko.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra cookies politika, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
​​​​